jueves, 27 de noviembre de 2014

El último héroe de Terry Pratchett

Autor: Pratchett, Terry
Título: El último héroe
Título original: The last hero
Ilustrador: Paul Kidby
Traductor: Javier Calvo Perales
Serie: Mundodisco (nº 27)
Año de la edición original: 2001
Año de la edición española: 2009
Editorial: Plaza & Janes
ISBN: 978-84-01-33735-2

Os propongo hoy la lectura del último libro de la Saga de Rincewind, El último héroe. Como es usual en él, Pratchett parte de un elemento intertextual (el Mito de Prometeo), para crear una disparatada historia en la que un decrépito grupo de héroes, a cuya cabeza está Cohen el Bárbaro, va a tomar justa venganza por el daño recibido: ¡la vejez!. Sirva aquí esto de sinopsis. Si queréis saber más sobre la obra, os dejo este enlace a Tercera Fundación donde encontraréis más datos sobre el texto y una brillante reseña.
Tres son los pilares referenciales de este texto: Leonardo da Quirm, un personaje esbozado con cariño y comprensión que, perdido en su propio universo práctico e infinito, sufre la incomprensión y manipulación de los poderosos; Cohen el Bárbaro, protagonista de la novela que, esta vez, sirve a Pratchett para plasmar las convenciones del Género Épico clásico y  de la Narrativa Fantástica más manida o, como diría U. Eco, iterativa; y, por supuesto, nuestro apreciado Rincewind, en cuya máxima “correr es de cobardes”  ha encontrado su lema de vida y supervivencia, aunque, esta vez, actúa de una forma un tanto heroica al asumir la inexorabilidad de su destino.
Sin duda, otro elemento destacable del texto es el enfrentamiento Magia versus Ciencia, representado en las figuras de Mustrum Ridcully y Windle Poons, respectivamente, al que ya nos tiene acostumbrados el genial autor en otras obras de la colección. Esta vez, Pratchett nos da su visión sobre el “Principio de incertidumbre” de Heisenberg y la Ciencia sustituye, definitivamente, a la Magia para hacer no sólo que las máquinas de Leonardo funcionen, sino que aprovechen el impulso gravitacional y luego la gravedad misma para llegar a un lugar donde la Magia no puede llegar. Esto nos va a permitir ver el Mundodisco del derecho y del revés a través de las fantásticas descripciones de Pratchett y las magníficas ilustraciones de Paul Kidby.

No queremos quitar más encanto a una novela que, más allá de la parodia, tiene un regusto nostálgico y entrañable que nos remite a las raíces del género, a su posterior desarrollo y a la esencia de los propios personajes de Pratchett. ¡Solo os queda leer y opinar!.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario