lunes, 26 de enero de 2015

El sobrino del mago de C. S. Lewis

Autor: Lewis, Clive Staples 
Título: El sobrino del mago
Título original: The magican's nephew
Ilustrador: Pauline Baynes
Traductor: Gemma Gallart
Serie: Las Crónicas de Narnia
Año de la edición original: 1955
Año de la edición española: 2005
Editorial: Círculo de Lectores
ISBN: 978-84-08-05702-4


Con este penúltimo y primer relato, C. S. Lewis cierra las Crónicas de Narnia llevándonos al nacimiento del fabulosos reino de Aslan. A quienes conozcan a este autor, no les asombrara si empezamos diciendo que esta narración hace una revisión del libro del Génesis llevándonos a un paraíso donde, ya no el Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal, sino el Árbol de la Vida, del que Dios aleja a Adan y Eva para que no sean semejantes a dioses, explica la irrupción del mal en el mundo de Narnia:

—Vaya, entiendo —dijo Polly—. Y supongo que puesto que la tomó de un modo indebido no funcionará con ella. Quiero decir que no hará que sea siempre joven y todo eso, ¿verdad?
—¡Ay! —suspiró Aslan, sacudiendo la cabeza—. Sí lo hará. Las cosas siempre actúan de acuerdo con su naturaleza. Ha obtenido lo que más deseaba; posee energía inagotable e infinitos días de vida, como una diosa. Pero una vida larga con un corazón malvado no es otra cosa que un sufrimiento interminable y ya empieza a darse cuenta de ello. Todos obtienen lo que desean; no a todos les gusta.

En general, la narración nos parece apresurada, casi como si Lewis estuviera llevando a cabo una labor autoimpuesta... como si necesitara dar explicación del porqué y, al mismo tiempo, cerrar la obra definitivamente. En este sentido, la novela está constituida por una serie de saltos entre mundos que, aunque dan respuesta de los elementos centrales de la obra, no permiten una plena inserción en la fantasía, ya que los momentos álgidos del relato tienen apenas desarrollo, dando la impresión al lector de que se halla ante una imagen estática. No obstante, lejos de moralinas y adoctrinamientos, hay un algo entrañable en la obra, una calidez en la voz del narrador que sintoniza a la perfección con el lector infantil.
A los que os guste profundizar en los elementos del género, os propongo la lectura en paralelo de los primeros capítulos de la obra de Pratchett El país del fin del mundo, ya que algunos motivos utilizados por este autor os harán soltar un ¡ajá!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario